Relato corto de Juan Gracia Armendáriz: Las mil y una noches

En este relato corto de Juan Gracia Armendáriz, “Las mil y una noches”, asistimos como invitados a la cena de un matrimonio y su hija mientras el telediario informa de un atentado en Bagdag, una ciudad –le dicen a la pequeña– “donde se contaban muchos cuentos”.

La historia, narrada con un lenguaje nada estridente, parece desenvolverse en diferentes planos geográficos y temporales, entre el mundo real y el onírico, entre la cotidianidad y el drama, y está coronada en un final inesperado que nos obliga a una segunda relectura.

“Las mil y una noches” está incluido en Cuentos del jíbaro (Demipage, 2010).

Juan Gracia Armendáriz es autor de una valiosa obra narrativa en la que destaca una trilogía, dedicada al tema de la enfermedad, compuesta por Diario del hombre pálido (Demipage), La línea Plimsoll (Castalia) y Piel Roja (Demipage).

 

Las mil y una noches, un relato corto de Juan Gracia Armendáriz

El día en que cenamos los tres por última vez lo hicimos como siempre. Vimos el telediario y supimos que una bomba había explotado en un mercado de Bagdad. Fue una cena frugal: sopa de sobre y tortilla francesa. Mi hija preguntó qué era Bagdad y su madre le explicó que era una ciudad donde se contaban muchos cuentos. Yo la miré por encima del vaso de agua, y luego miré a mi hija, que sorbía la sopa, y después las imágenes del televisor, donde varios cuerpos permanecían tendidos en una calle polvorienta, entre chancletas y salpicones de sangre. Recogimos los restos de la cena y luego acosté a la niña. Tragué saliva. Sentía una canica de hierro en la garganta, pero le conté El castillo de irás y no volverás. A su edad, era el cuento que más me gustaba. Ella me escuchó con atención. Con gravedad infantil. La besé en la frente y apagué la luz. Mi mujer estaba terminando de empaquetar sus cosas en el dormitorio, así que debí esperar a que acabara para poder acostarme. Ella se acomodó en el sofá del comedor. Puse el despertador a las ocho. Era la hora acordada. Tomé un potente ansiolítico. Me encontraba en Bagdag, perdido entre gente que estaba a punto de morir en una explosión. Yo trababa de advertirles del peligro que corrían cuando sonó el despertador. No hubo escenas ni melodramas. Supongo que los efectos del ansiolítico amortiguan la despedida. Desayunamos en silencio. Luego, mi mujer llamó a un taxi, y ambas abandonaron la casa. Me senté a la mesa de la cocina, frente a las tazas sucias del desayuno. Escuché el ruido de las maletas en los escalones y luego la voz de mi hija en el portal del edificio, pero yo sólo trataba de salir a la superficie entre aquella polvareda de escombros.

Otros relatos cortos

Memorias desde un riñón (El País, sobre el libro Piel roja)


Suscríbete para recibir nuestras novedades una vez por semana

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.